martes, 11 de marzo de 2008

Breathless

Entre todas esas luces había una cara, su cara. Entre todas esas miradas, la suya te importaba, entre todos los temas que asaltan mi cabeza hoy, he decidido elegir este.
Era de noche, era un momento para ellos, sólo suyo, lo que se dijera después sólo quedaría en el recuerdo de unos pocos. Para tu cabezita pensante fue un momento tras otro de pasión, no querías que llegase la hora. Recordarías el lugar, el momento, la acción pero tampoco es que te fiaras de tu memoria mucho, a veces es traicionera. Esos momentos eran únicos, eran íntimos, eran bellos, de verdad que eran bellos, ahora mismo se que no los cambiarías por nada porque hiciste lo que hiciste por alguna razón. Las palabras provenían de tu linda cabezita y la felicidad consiste en estar orgullosa por lo que haces, niña mía, me has demostrado una vez más que has sabido superarte a ti misma.
Lo has hecho y veías que tu forma de pensar iba cambiando, esos estereotipos se iban rompiendo, en realidad siempre los quisiste romper. Veías cada momento como el último y eso se veía en tu mirada de niña que sólo quería llorar de alegría, pero que a la vez no permitía que se cayese ninguna lágrima para seguir pareciendo una adulta. Oh niña, tú no eres una adulta, eso es lo que me gustó de ti. Tu mirada, las caricias, tu cara con la suya, tocándose, besándose, fundiéndose en una sola noche en una foto que nunca pudo ser revelada. Para todos menos para ti es una foto poco nítida.
Ahora le sigues viendo en la multitud, entre todas esas caras él te sigue sonriendo. Te gusta sentir tus dedos encajados en los suyos. Ahora, ahora que nadie os ve abrázale, enrédale entre tus brazos. No hay música, no hay pista de baile, pero le sigues viendo. Nunca había visto en tus ojos tal mirada, una de seguridad porque te sentías tranquila, no estabas sola, en tu espalda, a tu vera estaba él, de tu mano. Es la cosa más tierna que he visto en todo este tiempo, creía que te conocía, sin embargo ese día vi en ti otra sonrisa, parecía como si volaras por encima de nosotros de su mano. ¿Y nosotros? Por si no te diste cuenta seguimos estando aquí para que nos cuentes mil y una vivencias tuyas más, las esperamos, nos encantan.
¡Aih! niña mía, no tienes remedio, dices una cosa y piensas otra, no buscas y encuentras, ¿de verdad? ¿es real todo lo que dices? Te creo, mira que te creo y confío en ti, pero claro es sorprendente no reconocerte tanto tiempo después. Es una de las veces en las que te digo que aproveches todo lo que pase ante tus ojos, que te alimentes de ello. Haz lo que quieras, tú sabrás, después de todo es tu decisión. Pero ante todo abre los ojos, las despedidas son lo más bonito del mundo pero recuerda que en ellas se dice adiós, que adiós en el S.XXI y siempre ha significado un viaje de ida, sin vuelta. Aquello no volverá sino a tu cabeza, así que no te preguntes si deberías llamar o esperar a que suene el teléfono. La vida es larga, caza las oportunidades al vuelo y otro día ya te veremos volando. Ante todo estoy muy contenta de haber conversado contigo niña, ahora me tengo que ir. Me llaman.

Hacía mucho tiempo que no escuchaba Breathless, lo necesitaba.

5 comentarios:

Frabisa dijo...

La vida aunque sea muy larga, para disfrutar siempre es corta. Siempre se ha de aprovechar el momento como si fuese el último, intentando no arrepentirnos de no haberlo disfrutado lo suficiente.

un besazo

Lauryna dijo...

Que tierno...:)

Quierote

Sibyla dijo...

Sólo se vive una vez, es importante
abrir los ojos, y como esponjas, saber absorver todo lo que nos ayude a crecer, todo lo que nos aporte disfrute y felicidad.
Hay trenes que no se pueden dejar escapar!
Alu, te encantará leer "Cartas a Clara" de Juan Fulfo!

Besos:)

fernando dijo...

Sólo se vive una vez, bueno quizá, si uno cree en la vida después de la muerte....

un beso.

Pepe Muñoz dijo...

El texto me trae recuerdos que me hacen deprimirme... :P

Besoss Alu

PEPE TEXAS RANGER.