viernes, 10 de octubre de 2008

Lo que quizás quisiste escuchar

Fuiste un perrito faldero muchos años de tu vida, el resto de ellos los demás te consideraron como tal. Justo hoy comenzaste a vivir, saliste a la calle y te pusiste tu mejor traje, te vestiste sexy, escotazo, tu falda más corta, calzaste zapatos de tacón, pediste hora para la peluquería e incluso te maquillaste. Creíste que el tiempo no había pasado por ti, ni por nadie a tu alrededor, ahora mismo no puedes enumerar las diferencias entre hace unos años y ahora. Pronto lo harás y podrás comprobar que amas el presente cómo a tu propia vida y rechazas todas esas antiguas situaciones incómodas. Viste por fin la sonrisa que te había confundido, embriagado y embrujado, la que te había arrastrado del mundo para llevarte a otra dimensión, una en la que la confianza estaba tan a mano como cualquier arma.

Entonces el aire se hizo oír y tú intentaste escuchar pero vagamente comprendiste algo y es que quizás sólo escuches lo que quieren que escuches y a los demas oídos sordos.

Mientras la escena se construía sola, él cual actor ajustó su mejor corbata a su delicado cuello y trató de hacer como si no hubiese pasado el tiempo, se armó de valor y tomó la iniciativa de nuevo, esa iniciativa que casi logró arrancar a esa persona tan débil del mundo, hacerle que sólo importara una realidad, un hecho. Eso fue lo que hizo.

El aire volvió a levantarse y con él otra tempestad, él sólo escuchaba sus sentimientos y volvió la misma historia de siempre por capricho del viento.

Ahora él mira atrás, sigue el guión a la perfección, apenas parpadea, saluda y entre celos le da por responder, está aislado y nuestros papeles se entrecruzan como si de un código binario se tratase. Vuelve a hacer que te rías de todos aquellos mensajes, declaraciones haciéndote simplemente escuchar y milagrosamente lo consigues. Te aisla del mundo y recuerdas que el mensaje de la canción no dista tanto del de esta realidad.

Te ves sola en medio de un montón de gente y a él lo ves rodeado de un universo tan bien formado que parece haber sido creado para que te mueras de envidia, olvidando que la envidia, en su esencia es la respuesta a algo aún más fuerte que sigue creciendo dentro de tí.



Quizás éste no sea el día para sentir y expresar ésto, quizás hay en tu ser algo más de alegría que de nostalgia y tristeza. Quizás hay temas que se puedan dejar para otro día e incluso hay veces que si dos personas tienen un mal día las cosas se puedan arreglar un buen día, después de una semana, un mes o un año. Simplemente quizás éste no sea el día y haya muchos otros para publicar este post, hoy quieres hacerlo porque te has rendido ante un millón de recuerdos que sin ser bienvenidos siguen llegando a tu puerta sin cesar y no admiten un "no" por respuesta.


Incluso el viento, caprichoso mueve los hilos de nuestras vidas y te dice una vez más que venzas a la razón y escuches a los sentimientos.

Y sí, quizás no lloraste sólo de alegría, lo que queda claro es que el resultado iba a llegar antes o después y puede que no haya días más perfectos. Interprétalo como quieras, sabes que la traición es posible pero piensa detenidamente que lo que quizás quisiste escuchar no es lo mismo que yo en su día quise decir.


Siempre puedes quedarte esperando a que un día suene la flauta.

Las fotos son de Google, si alguna es tuya y no quieres que esté aquí, sólo dímelo y la quitaré.

7 comentarios:

Pepe Muñoz dijo...

Aluuu, perdón por no pasarme últimamente por tu blog. Últimamente estoy bastante liado (me despierto a las 7, voy a murcia a la universidad, vuelvo a elche a la otra universidad y llego a mi casa a las diez y pico echo una mierda...). A ver si este fin de semana me pongo al día.

Saludos (K)

Lyra dijo...

Me ha gustado, aunque lo de las fotos que no son tuyas siempre me ha rallado un poco. Estos posts son de esos en los que no hay mucho más que decir porque cuando lo leo lo pongo en mi lugar y seguro que no tiene nada que ver con lo que tu pensaste al escribirlo, pero llega hondo igualmente. Un besito!

Angie dijo...

Quiero percibir un poco de esperanza en tu post anterior. La dura vida del periodista de una redacción. Creo que lo has descrito fenomenal, como siempre Alu.
No he podido evitar leerlo e imaginar que se trataba de ti. Tienes madera de periodista, al menos te lo dice mi sexto sentido! jaja!
Sigue así :)

Ah! Me alegro de volver a leerte!
Un besazo enorme!!

hime dijo...

Gracias por pasarte Alu, hoy ando a prisas, mañana leo tus posts ^^

Xao!(K)

Miguel dijo...

Veo que tienes soltura y madera de comunicadora. Las palabras noto que te salen a borbotones y tú las ordenas con maestría. Muy bueno tu post.
Por cierto, te he puesto en mi lista de blogs.

Saludos.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Sigues cultivando de forma maravillosa tu prosa y tu amor a las letras. Felicidades.

besos.

SHE dijo...

Me gustan estos escritos que parecen historias, y como que sì
y como que no, se vislumbran experiencias, sueños, desiluciones, algo de nostalgia tal vez...lo maravilloso de vivir y tener edad es que vamos adquiriendo experiencia, esa que despues nos hace màs fàcil decidir
aunque los errores nunca pero nunca se podràn evitar.

besos Alu, lo llevas muy bien!