sábado, 20 de marzo de 2010

Con todo el amor del mundo

El Corte Inglés siempre ha destacado por sus particulares Navidades, por su vuelta al cole, su Día de la madre y Su día del padre. Pues bien, no bastaba con eso. En San Valentín, no podía ser para menos.

El gran gigante del presidente Isidoro Álvarez, ha sacado la temporada de primavera especial San Valentín de papel de regalo, especialmente decorada con corazones con tonos rojos y rosáceos para deleitar a la persona a la que más ames en el mundo y espera llegar hasta los bolsillos de los corazones más rotos; la música de Alejandro Sanz pretende ayudar en eso.

Comprar, comprar y más comprar, esa es la obsesión de una empresa que tiene como eslogan "la tienda de todas tus compras". Tanta perfección, tanto elitismo, tantos productos caros, no hacen más que comerse a los pequeños negocios, en serio, declaro como creador de la frase "Deseo que te guste" al isósceles verde que mira a la derecha, porque si hoy en día no te gusta algo de esa megatienda, definitivamente, no perteneces a esta sociedad.

El Corte Inglés ha transformado la ilusión de la Navidad y el amor de San Valentín en puro capitalismo y tonto el que compre el regalo más barato y en el último momento.