martes, 26 de junio de 2012

Los cálculos, cuatro veces más tarde


¿Qué acontecimientos podrían anular esos cálculos?



La cesación de existencia de ambos o de uno de ellos, la inauguración de una nueva era o calendario, la aniquilación del mundo y consiguiente exterminación de la especie humana, inevitable pero impredicible.



¿Cuántos encuentros previos probaban su conocimiento preexistente?

Dos. El primero en el jardín de las lilas de la casa de Matthew Dillon, Medina Villa, Kimmage Road, Rountdown, en 1887, en compañía de la madre de Stephen, teniendo entonces Stephen 5 años de edad y estando reacio a dar la mano en saludo. El segundo en el café del Hotel Breslin, un domingo lluvioso de enero de 1892, en compañía del padre de Stephen y del tío-abuelo de Stephen, teniendo entonces Stephen 5 años más.

¿Aceptó Bloom la invitación a comer hecha entonces por el hijo y secundada luego por el padre?
Muy agradecido, con agradecida estimación, con sincera estimación agradecida, con estimativa agradecida sinceridad, lamentándolo muchísimo, declinó.

¿Había realizado alguna especial obra de misericordia corporal para ella?

¿Por qué pudo entonces él soportar su vigilia con mayor ecuanimidad?

Porque en su adolescencia muchas veces se había quedado sentado observando a través de un redondel biselado de una vidriera multicolor el espectáculo ofrecido por los continuos cambios de calle allá fuera, peatones, cuadrúpedos, velocípedos, vehículos, pasando lentamente, rápidamente, regularmente, en torno y en torno y en torno y en torno al borde de un redondo globo en precipitación.

¿Qué claros recuerdos diferentes tenía cada uno de ella?

(JOYCE, James. Ulysses)