lunes, 5 de enero de 2009

La zorra, el viejo y las palomas (I)

Como las múltiples fábulas que Esopo inventó, yo tengo una que compartir hoy. Quizás no debería escribir esto, pero algún día se tienen que dar cuenta de cual es mi verdadera naturaleza. Me dijeron un día que tuviera cuidado con lo que escribiera pues un día se podía volver contra mí y así pienso ganarme la vida. Como un acusado justo antes de ser arrestado gritando que es inocente. Vamos ya a pasar a contar la historia que para estar callados ya están las salas de espera.

En una mañana lluviosa una zorra, de piel tersa, amarronada y fina, se veía sola en el bosque y según los duendes se la vio bostezando y a primera hora de la mañana salió a cazar sigilosa por el bosque de Netherville.

Era una mañana soleada y yo llevaba puesto mi sombrero favorito. Hacía el mismo camino todas las mañanas para "bajar" barriga (se supone) y la barriga seguía ahí, me subía a la bici e iba por el tortuoso trayecto todos los malditos días, a trompicones y me quedaba el culo que ni siquiera lo sentía. Como si te pasaras toda una noche con tacones y al día siguiente no sintieras los pies, ni al siguiente, ni al siguiente. Así quedó mi culo.

La zona dónde salía a cazar la zorra normalmente de repente se vio invadida por un viejo y eso le molestaba bastante así que decidió enseñar los dientes para reclamar, la que era desde hacía mucho tiempo, su parte del bosque.

Normalmente me bajaba de la bici porque llegaba a esos senderos muy cansada de todo el trayecto anterior, pero ese día me apeteció meterme por un sendero, digamos que era un pequeño atajo, entre matorrales. Y de repente vi a un viejo, de los típicos con boina dando de comer a decenas de palomas de todo el barrio. Me pareció una escena muy tierna y cálida.
Al momento siguiente mis ropas estaban rasgadas, mi asombro fue enorme al verme totalmente desnuda pues escasamente me cubría con unas hojas típicas del paisaje otoñal. Me sentía muy bien desnuda, libre y el vejete me miraba con esos ojos de deseo y claro no le podía decir que no. Como diría Jim Carrey "dí que sí". Aunque claro me lo estuve pensando.

Chica, debe de tener 70 años, ¿qué digo años? AÑAZOS y tú no tienes ni los veinte cumplidos aún , ¡ten un poco de cabeza! Pero la cabeza no me respondía en esos instantes. Mi coño hablaba por mí. ¿Alguna vez o habéis sentido gobernadas por vuestro propio coño? Sí, es chunga la cosa. Y es que cuando hace falta un buen polvo, la edad es lo de menos y había algo en sus ojillos que me decía que iba a rendir como un campeón.

La zorra empezó a dar vueltas alrededor del banco dónde se encontraba el viejo, rodeándole y marcando su territorio haciendo que nadie se atreviera a poner ni un pie ni una pata por allí. De repente algo le sobresaltó y todas las palomas que rodeaban al viejo salieron asustadas volando e hicieron que el viejo fuera vulnerable para un previsible ataque de la zorra.

Ya estaba semi-desnuda sólo faltaba plantearle el tema, ponerlo encima de la mesa, del banco o dónde fuera, allí mismo, la verdad no hizo falta nada más que una mirada, para esas cosas soy más que sugerente. Me senté en el banco y en ese momento las palomas ya sobraban y se fueron volando como si estuviesen pensando lo que yo pensaba, que sobraban y el viejo me instó a que me acercase.

Curiosamente el anciano al no saber que hacer se quedó mirando a la zorra y siendo los dos vulnerables la zorra en un momento de debilidad se sintió dócil y el viejo la acarició, la zorra sonrió para sus adentros. Era más astuta de lo que pensaba la mayoría de gente. La caza estaba a punto y la presa era débil, muy débil.
Continuará...

6 comentarios:

Belén dijo...

NO le veo mucho problema al texto, me gustan los textos que son brutos... porque te dejan enfilada y acabas diciendo que si, que es cierto...

Besicos

Anita dijo...

Ehhhh... escribir a altas horas de la mañana no te sienta bien.=)
Espero deseosa el final!!
Besines!!
A ver si hablamos hoy^^
Te quiero

Miguel dijo...

Veremos cómo acaba esta alucinante historia... la zorra astuta se saldrá con la suya... o el viejo nos saldrá por peteneras... espero el desenlace.

Sourin dijo...

Me has dejado K.O con esta historia.....es super inesperada ahahhahahahah

un besito!!!

Sourin

Natacha dijo...

Supongo que el vejete, saldrá corriendo... jeje.
Ya veremos. Estoy intrigada.
Un beso, bonita
Natacha.

Sibyla dijo...

En una caza siempre suele haber una presa...en este caso esperaremos a que nos lo desveles...


Ha quedado en un punto álgido!

Besitos Alu:)