martes, 31 de agosto de 2010

Lo que el viento se llevó

Yo no siento nada, entonces ¿por qué tengo que estar fingiendo y fingiendo?