miércoles, 16 de febrero de 2011

Algo oculto

Oscuro, casi negro. No provenía del mar. Basta ya de hablar. Ella lo absorbe todo y lo empuja de un coletazo. Sólo decir una palabra y que todo venga del mar y que se vaya. Lo vimos desde el faro y lo registramos como imagen mental, como poesía del viento, que se enredaba y sabía a líneas rojas y blancas por la estructura agujereada por el tiempo. En algo oculto en un valle bohemio, en un peñasco sin nombre. Y en la noche, subís, seguís las melodías, aquellas tan huecas. Mi madre pretendía escribir con una máquina del tiempo sin imagen, sin algo fijo en mente. Y la torre seguía regalando oscuridad.

Occulto/Projects/Bea de Giacomo