martes, 17 de mayo de 2011

Traviesos

Miedo a decir que esta historia no tiene besos, que se acabó hace tiempo aunque sigamos mirándonos a los ojos, que no puedo desprenderme, que el agua sigue corriendo, que igual hubiera sucedido en otro tiempo, que quizás deberías quitarte unos cuantos pesos pluma de la cabeza, que así esto no puede ser, que me desabroches el botón, que lo sientas, que de verdad llores, que sigue sin haber besos, que seguimos contando con la luna (y eso que aún no ha sido el eclipse del todo), que te he llamado a media noche y que no me has respondido, que hay dos ojitos morenos suplicando, sollozando, que aún puedes verlo, que ni siquiera hay tiempo y que me pasaría la vida entera. Si aún todo tú estuvieras aquí, si aún esto tuviera una pizca de realidad, si pudiéramos sentarnos uno en frente del otro y mirarnos, sin decir nada. Eso era complicidad, eso, la confianza, se la llevaron los besos, TRAVIESOS.