miércoles, 15 de junio de 2011

Necesitas estar lejos

Necesitas que te quieran, ser querido (como todos), también a veces necesitabas a alguien ahí abajo fijo, casi como un poste, para que te la chuparan, ahora eso ya es agua pasada. Quita, no juegues más. Sigue lejos, separado, casi aislado. ¿Más y mejor? Ahá, ya sé por donde vas. No te pega nada, esa actitud no va contigo, te van a desplumar, van a volar los cuatro pelos de tonto que tienes y cuando menos te lo esperes te vas a quedar sin nada y tonto, tonto te vas a enamorar, de la misma chica, eso sí, encerrada en otro cuerpo, que te dice que sí a todo, aunque sea más difícil de follar esta vez.

-¡He acabado, he acabado!

Ahora recoge las babas, son tuyas, no las quiero.