martes, 7 de junio de 2011

Ya son más de las doce

Vuelve a estar entre mis manos y lo disfruto.
"Se le volvía a subir el cuello y tiró de él para abajo. El maldito botón era demasiado pequeño para el ojal de la camisa, maldita sea".

JOYCE, James.