martes, 24 de mayo de 2011

¿Es necesario?

No la recuerdo ahí metida. Era fuerte, erguida, bien adentro por si algo se escapaba. Era su fuerte. Siempre arriba. Nunca dejó su tienda de campaña. Cerró todas las cremalleras, así habría más intimidad.