lunes, 12 de noviembre de 2007

Aquellas pequeñas cosas

Siempre son aqullas pequeñas cosas las que nos diferencian, por las que luchamos y por las que vivimos. Son las que nos hacen ser diferentes y las que sostienen nuestro pensamiento.

Hoy me topé con una de esas pequeñas cosas que pensé que no tenía ya importancia para mí, pense que me había olvidado de ella, fue algo pasajero pero intenso. Y sin embargo, ahora pienso que con un gesto se puede volver a recordar, aunque sea algo mal intencionado.

Fue una caricia, fue una palabra, pero lo que está claro es que fue.
Me acordé de esta historia porque son precisamente las pequeñas cosas las que hacen sentir bien.

No creo que nadie sinceramente lo entienda, pero como dice Esther "lo que escribimos es algo siempre muy personal, muy bonito y muy emotivo".

Sólo quiero que esa pequeña cosa siga haciendome reflexionar cada día sobre lo que hice y lo que no hice. Solamente eso para que no caiga en el olvido.

2 comentarios:

Greekwitch dijo...

Es la primera vez que veo tu blog (no sabía que lo tenías). La verdad es que no sabía que tuvieras un mundo en tu interior tan hermoso. Me alegro por ti.

Muchos besos de Saru.

Lyra dijo...

Te has quedado fría cuando te he llamado después de leer este post para ver si estaba acertada. Tus silencios son toda una señal.

Pero olvídate de él, anda, que te pones en mala situación y luego me pongo yo cuando hace algo que me incómoda y no te lo puedo decir para que no te pongas con lo de "es mío y de su madre".

Te quiero mucho y te mereces a alguien mejor. ¡Pero el post es precioso (evidente, pero precioso)! Besos