sábado, 3 de noviembre de 2007

¿Qué se te pasaría por la cabeza si...?

Te levantas un día y te pones apensar, en situaciones sin salida, en qué harías si estuvieras al borde del precipicio, del abismo, pensando en que todo lo que has vivido antes no ha sido tan horrible como lo que vas a vivir a continuación. Con el único pensamiento de haber vivido en vano.

Es lo que se te puede pasar por la cabeza si algún día te encuetras con tu asesino, creedme todos tenemos uno (ya sea una enfermedad, una pena, un sufrimiento, un fusilador, un torturador o incluso la mente humana) y ves como todo va muriendo a tus pies y tú sólo esperas agazapado a que no sea tu momento, a tener un minuto más, o al menos un segundo, ves y recuerdas cuando viste a otras tantas personas irse con tus propios ojos de niña, tras estar en la misma situación en la que estás ahora. Ves que el azar es tu única oportunidad para salvarte.

Y se te pasan por la cabeza tantas ideas de lo que no pudiste hacer en la vida, tantas que no te dejan ni siquiera sentir rabia.

Entonces decides morir, pero morir con orgullo aunque te mueras con miedo, con el más puro miedo, estáte tranquilo, nadie se enterará sólo tu serás consciente . Hacia ti avanza un soldado que dicta tu destino, ves que se le acaba la munición y contemplas el instante más largo de tu vida, un instante frío y de esperanza, magnífico comparado con cualquier otro anterior. Al momento siguiente, tu asesino ya está recargando la munición, dispara y hasta que la bala llegue a tu cabeza, te das cuenta de que nunca más volverás a pensar, a sentir, a sonreír, a dormir, a besar, a soñar o al menos si haces algo de ésto, todo será diferente. Entonces es cuando prefieres una realidad imaginaria a la pura y cruda realidad. Y es que los acontecimientos han pasado demasiado rápido.

Aquellos bonitos recuerdos se borran de tu memoria inmadura e inexperta al exhalar el último suspiro de aire. Finalmente caes. Te despides diciendo: "Adiós al despertar".

Y sí, hoy me ha dado por reflexionar sobre la vida y la muerte, tras ver "El pianista" y es que una imágen vale más que mil palabras.

Según la gran escritora Blanca Álvarez:

"Puede que vivamos en un paraíso y si es así pienso disfrutarlo, pero para saberlo hay que vivir tanto bien como mal, nunca sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos. Yo no creo en ese cielo luminoso, sin hechos ni alegrias."

"Cada muerto, lanzado al olvido y la desolación de los extramuros del descanso, se transformaba, a través de los retratos, en una carta de navegación sin límites que un día encontraría su puerto."

"La espina de la locura nos acerca al abismo de la verdad, la espina de enfermos deseos que se transforman en pecados capitales, en condenas a nuestra propia divinidad."

La vida misma está rodeada de espinas de rosas, que protegen su esencia y su secreto, pero también preparan a quién las recogen para sufrir el dolor de la belleza.

No recuerdo el final, no recuerdo la historia, sólo el título "Adiós al despertar", por esa gran escritora que hizo que esta historia se hiciese realidad, aunque aún no publicamente, a pesar de todas las veces que se lo he repetido.

1 comentario:

Lyra dijo...

¡¡Te quieroooo!! Eres un cielo enana (eres mi enana y eso nadie me lo puede negar). Estaba yo llegando al final de post y diciendo: "No la puedo llevar a ver pelis de terror, que luego mira lo que se le pasa por la cabeza" y vas y me sueltas eso al final. Jo, es muy bonito. Gracias (aunque espero escribir cosas mucho mejores de aquí a que me muera ^^ ya que sale el tema).
Un besazo muy grande.