domingo, 30 de marzo de 2008

A ver sí, ¿no?

Un "no" siempre ha sido rotundo, tanto cómo un sí. Sabes que quieres pollo si te preguntan si quieres pollo y respondes "sí", pero ¿qué diferencia existe entre el "sí" y el "¿por qué no?"? Como decía, cuando tomamos una decisión, lo hacemos a sabiendas de todo lo que va a pasar luego, pero la vida en todas sus formas y concepciones es imprevisible y nos podemos confundir porque nadie es perfecto.
Como cuando dices "sí quiero", en una boda. Siempre hay dudas por parte de los novios, un "sí" y un "no" siempre tienen partes cuestionables. ¿Acaso un "sí" o un "no" pueden cambiar tanto las cosas? Hay cantidad de situaciones en las que respondemos secamente con estas dos palabras, francamente me gustaría contarlas a lo largo del día. Esas situaciones se pueden comparar, no es lo mismo decir que quieres pollo a decir el "sí quiero" en una boda, la primera de las situaciones te garantiza un plato de comida, con la segunda tienes entremeses, primer plato, segundo plato y hasta el postre :D
Nuestra vida cambia por las respuestas que damos a las preguntas que se nos plantean, la vida es, por así decirlo, algo como los exámenes tipo test de Educación Física, en los que llegas, te sientas y empiezas a poner "x" en una casilla u otra, sin tener ni idea, porque a esta edad no es que se tenga mucha idea de la vida...
Algunos están aquí para descubrir el porqué de las cosas, otros se lo inventan y otros seguimos dando "nos" o sís" rotundos hasta el momento que nos arrepintamos de alguno de ellos.

10 comentarios:

Lauryna dijo...

Yo intentento buscarle el porque alas cosas.... y para mi un si nunca es rotundo...cuando un no si que lo es XD


Ya te cuento mañana...pesada XD



Quierote

Sibyla dijo...

Alu, desde que comienza el día, y ponemos los pies en el suelo, tenemos que empezar a tomar decisiones...¿qué ropa me pongo?, ¿qué voy a tomar de desayuno?, y contestar a las preguntas que vayan surgiendo.

Pero creo que tendrá mucha más trascendencia en nuestra vida, dar el sí a una pareja, que dar el sí a la elección de comer pollo...

Me gustan tus trabareflexiones!

Y tienes razón,con el "Sí quiero" no sólo tienes pollo, sino postre, helado, tarta, café y carjillo.
Jajajajajaj

Besotes:)

fernando dijo...

Hay que dar la cara y decir siempre la verdad. No valen medias tintas ni respuestas políticas. Un abrazo.

Dariada dijo...

Que complicado acertar siempre con la respuesta correcta ..... Besinos

Anónimo dijo...

Es difícil acertar con todo lo que te preguntan. Si fuera fácil la vida sería perfecta... demasiado perfecta.

Ala ya te firmé.

Besos.
Te cu.

-->ANYTA<--

Frabisa dijo...

Concuerdo con sibyla, la vida es una toma de decisiones constante. Evidentemente algunas tienen mayor trascendencia en nuestra vida que otras, eso no siempre lo sabemos a priori.

El sentido común, que por otra parte es el menos común de los sentidos es el que debe de acompañarnos a la hora de un sí, o un no.

besitos

Javier Pellicer dijo...

de muchos síes y noes me he arrepentido yo en esta vida (como todos, imagino), sobre todo de aquellos dados a la ligera cuando tenía tu edad, o antes incluso, y son estos los más trascendenteles, la mayoría de las veces, porque son los que nos marcarán el rumbo el resto de nuestra vida...
desgraciadamente, no se puede volver atrás en el tiempo, así que tenemos que ser consecuentes y aprender a vivir con nuestros errores, que al fin y al cabo son los que nos definen... ¡Ojalá reflexionáramos más veces antes de dar un sí o un no!

un beso!!!

Lyra dijo...

Tus nos y tus sis no son rotundos, es que simplemente te obcecas y no piensas en lo que estás diciendo como cuando hay varias personas a tu alrededor que te pueden demostrar fehacientemente que te equivocas y tu sigues con lo mismo pues para que sí. Hay mucha diferencia entre un "no" rotundo y tus nos.

Angie dijo...

La vida es una constante toma de decisiones, muchas veces tenemos que ser valientes y arriesgar... o nos arrepentiremos más tarde. Yo caasi nunca sé en qué lado de la balanza quedarme...sí... no... no sé...
Ojala fuera todo más sencillo, no crees?
Buena reflexión que todos deberíamos hacer.

Un beso!

Eduardo Arias Rábanos dijo...

Y ahora imagina lo que sería el mundo sin síes ni noes. El acabóse, vamos.
La cosa, digo yo, es saber cuándo sí, y cuando no. Lo de decirlo, digo. No sé si me explico.
Besines