domingo, 21 de marzo de 2010

El frío de Madrid no es un mito

A las siete de la mañana, el frío más madrileño sale a la calle y se te mete por cada rincón del cuerpo mientras esperas el autobús. Este invierno, las mañanas parecían no sobrepasar los 2º. La bufanda, los guantes y el gorro no eran suficientes para contrarrestar el frío invernal que asolaba calles tan famosas como la de Gran Vía o el Pº de la Castellana. Desde luego, una ciudad norteña no tiene nada que envidiarle a la temperatura de la capital en el invierno, pues al no tener mucha humedad, esta estación se hace mucho más dura para la capital española.