sábado, 20 de marzo de 2010

Esa pizca de maldad diaria requerida


La leche. La que nos acelera, la que nos mueve por dentro, la que nos hace sentirnos vivos. ¿No es fantástico?